Tag: Prestamo online

Hay muchos consejos que pueden ayudarte a hacer crecer tus ahorros. Por ejemplo el uso de cupones de descuentos para realizar la compra uotros pequeños gestos diarios pueden darnos un respiro para llegar a fin de mes.

Pero solo hay unas pocas reglas que son las que verdaderamente transformarán nuestras finanzas personales y familiares. Reglas tan importantes que deberían ser grabadas en piedra. A continuación te presentamos los 10 mandamientos del ahorro.

A dónde va nuestro dinero

Cuando los generales van a la guerra, necesitan tener una visión amplia del campo de batalla. Lectura de mapas, reconocimiento del terreno y otros datos son básicos para prepararse.

En la batalla del ahorro, la primera cosa que tienes que saber es a dónde va tu dinero. Hoy en día existen muchas herramientas online que nos permiten hacer un seguimiento de nuestras finanzas. Nos permiten conectar todas nuestras cuentas bancarias, tarjetas de crédito y préstamos que tengamos para tener una visión amplia de nuestra situación financiera.

Estos programas analizan estos datos y nos sugieren áreas en las que podríamos mejorar nuestro ahorro.

Si eres de los que no le gusta tener todos sus datos en la nube, también puedes optar por realizar el seguimiento de tu economía familiar a través de una hoja de Excel como la que hemos elaborado para hacer un seguimiento de la economía doméstica.

Elimina las deudas con más intereses

Si solo tuviéramos que quedarnos con una de estos consejos, quizás este sea el más importante. La deuda es una de las peores compañeras que podemos tener en nuestras finanzas personales.

El tipo de interés es como la kriptonita para tus metas de ahorro, y cuanto antes lo elimines, antes podrás convertirte de nuevo en todo un superhéroe del ahorro.

Tendrás que comenzar por eliminar la deuda de aquellos productos con un interés más alto como pueden ser las tarjetas de crédito. La consolidación de deuda debes dejarla como última alternativa para aliviar tu situación financiera.

Lee la letra pequeña

La mayoría de la gente se sorprendería con la cantidad de dinero que se gastan en comisiones, honorarios, etc. a la hora de contratar cualquier servicio, sea o no financiero.

Asegúrate de leer la letra pequeña de todas aquellas cosas que firmes, sobre todo si se tratan de productos bancarios o seguros.

Espera para comprar

Esto es un consejo que puede hacernos ahorrar una gran cantidad de dinero. Debemos ser pacientes a la hora de comprar, sobre todo cuando se trata de cosas caras.

Por ejemplo, no compres un producto cuando acaba de salir al mercado. Piensa realmente si lo necesitas en ese momento o no. Quizás dentro de 3 o 4 meses su precio baje o haya ofertas mejores.

Esto sobre todo es útil cuando hablamos de aparatos electrónicos. Por ejemplo, sé paciente a la hora de comprar el último modelo de móvil, quizás si esperas 3 o 4 meses consigas el mismo terminal por mucho menos dinero.

Vigila los tipos de interés

Incluso si eres capaz de pagar la mayor parte de la deuda de las tarjetas de crédito y préstamos, la deuda que la mayoría de las personas no puede pagar es la de su hipoteca, por lo que es necesario que llevemos un cierto tipo de seguimiento de los tipos de interés.

Cuando los tipos de interés bajan, puede ser una buena oportunidad para refinanciar tu hipoteca y ahorrar dinero en la cuota mensual. Ese ahorro no lo gastes, mételo en una cuenta de ahorro o sigue destinándolo al pago de la hipoteca, de esta manera la amortizarás antes de tiempo.

Haz dinero con lo que tengas por casa

Mucha gente se sorprendería al saber toda la cantidad de dinero que tienen en su casa. Por ejemplo, esos libros que ya hemos leído y que están en la estantería sin usarse, los viejos teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos.

Todo esto puede ser vendido. Por un lado podremos liberar espacio en nuestra vivienda y por otro, ganaremos algo de dinero. Incluso puede hacer una especie de mercadillo en el garaje de tu casa o con el resto de vecinos si también están interesados.

Usa la tecnología para encontrar ofertas

Internet nos abre las puertas a numerosos sitios con los que podremos ahorrar. Por ejemplo los sitios de ofertas y cupones descuento son los casos más claros de ahorro. Suscríbete a estos sitios para recibir las ofertas que van apareciendo en tu email.

Otra manera de ahorrar es simplemente comparando precios. Internet nos permite comparar el precio de un mismo producto en numerosos sitios a la vez, con lo cual, podemos conseguir ese producto en el sitio más barato.

También existen sitios en los que publican actividades gratuitas para las familias durante los fines de semana, días festivos y vacaciones escolares.

No te olvides de la jubilación

Tenemos que planificar nuestra jubilación para llevar una vida tranquila cuando acabemos nuestra vida laboral. Este proceso de planificación puede llevarnos 30 o 40 años.

Nos guste o no, va a llegar un momento en que necesitemos un extra para financiar nuestros años dorados. Así que para lograrlo, tendremos que dedicar una parte de nuestros ahorros a este objetivo.

El tiempo aquí cuenta a nuestro favor, cuanto antes empecemos a ahorrar para esta meta financiera, más dinero tendremos para disfrutarlo en nuestro retiro. Esto es posible al beneficio del interés compuesto.

No intentes aparentar

En muchas ocasiones gente, que ha llevado una vida más o menos holgada y que pasa por un bache económico, intenta mantener las apariencias cuando su realidad financiera ha cambiado y mantienen su nivel de vida y de gasto.

Esto es un error importante, en todo momento, debemos adaptarnos a nuestra situación financiera real. No adoptar este enfoque puede resultar fatal. Quizás podamos vivir de los ahorros durante un tiempo, pero seguir el tren de vida que llevábamos, en algún momento se terminará y el esfuerzo tendrá que ser máximo.

No gastes lo que no tienes

Parece obvio de que no podemos gastar lo que no tenemos pero en ocasiones recurrimos a nuestros ahorros para darnos caprichos. Por ejemplo, tiramos del plan de pensiones para comprar un coche, o del dinero de la universidad de nuestros hijos para irnos de viaje.

El dinero que hemos destinado a ese tipo de metas deberíamos considerarlo como dinero que no tenemos. Ese dinero ya está asignado. Obviamente siempre podremos echar mano de él en caso de emergencia y cuando no queda otro remedio.

fuente: http://ambito-financiero.com/mandamientos-ahorro/

En la mayoría de los comercios se acepta el pago en billetes y monedas, pero muchas veces hay que utilizar ‘dinero de plástico’ para poder realizar algunas transacciones. ¿Qué ventajas y desventajas ofrece cada método de pago?

Los españoles sufragamos la mayoría de nuestros gastos con dinero en efectivo, pero los pagos con tarjeta, la domiciliación de recibos y las transferencias se imponen en muchas ocasiones.
Esta combinación de métodos de pago hace que, según los expertos, más del 85% de las familias españolas no sepa exactamente lo que gasta cada mes. Que sólo una tercera parte de nuestro país esté al tanto de todos sus gastos e ingresos, hace que herramientas como Fintonic resulten cada día más necesarias para controlar tus finanzas.
Elegir el método de pago depende de cada persona, pero elijas el que elijas hay que tener en cuenta todos los aspectos que rodean su uso.
Pros y contras
Una de las grandes ventajas de las monedas y los billetes es que serán aceptados en todas partes y no requieren que quien paga tenga que presentar una identificación.
Sin embargo, disponer sólo de efectivo también puede crearnos problemas como no poder pagar compras superiores a 2.500 euros (ya que existe esa limitación por ley), la posibilidad de que nos lo roben, el hecho de que no podemos emplearlo en compras por Internet o el gasto impulsivo que puede producirnos el tener dinero ‘quemándonos’ en los bolsillos.
El ‘dinero de plástico’ también cuenta con ventajas como, por ejemplo, la seguridad: si nos roban nuestra tarjeta es muy difícil que puedan tener acceso a nuestra cuenta. Otra de sus ventajas es que ofrece la posibilidad de pagar a crédito.
Entre los ‘contras’ de las tarjetas de crédito se pueden contar sus costes (de mantenimiento, por extraer dinero en un cajero o por su uso habitual, que ascienden a 20 euros por tarjeta al año) o el riesgo de endeudarnos al abusar del crédito o no tener en cuenta los intereses que conlleva.
Europa apuesta por el efectivo
En el viejo continente se prefiere el pago en monedas y billetes: de los 46.000 billones de transacciones que se producen al año un 85% se pagan en efectivo. Le siguen los pagos electrónicos con un 9% y los realizados ‘físicamente’ con tarjeta que apenas alcanzan el 5-6%. La forma de pago minoritaria es el cheque que supone un 1 o 2% del total.
En términos generales, el efectivo ‘le cuesta’ a la Unión Europea entre 45 y 70 millones de euros cada año. Es el equivalente al 0,4%-0,6 % de su Producto Interno Bruto (PIB).
Los cajeros en números
Los cajeros ocupan un lugar importante en la relación entre los clientes y sus tarjetas. Eso sí, en nuestro país se prefiere tratar con nuestros bancos a través de Internet y aplicaciones móviles, algo en lo que nos igualamos al resto de clientes de EEUU, Alemania o Reino Unido.
A pesar de eso, según el Banco de España, en 2012 se hicieron 928 millones de retiradas de efectivo en cajeros. Esas operaciones supusieron 110.570 millones de euros.
Además, pasamos una media de 5 horas y media al año en los cajeros y repartidas en unas 83 visitas, como recoge un estudio de Universidad de Tufts. La cantidad media que sacamos a través del cajero ha aumentado un 4,2% en cada operación respecto a otros períodos y se sitúa en 119,12 euros.
El Banco de España indica que en nuestro país hay tres redes de cajeros: Servired, red 4B y Euro6000. De acuerdo con la última memoria del Banco de España, en 2009 había unos 60.000 cajeros por todo el país. En 2012 la cifra ha menguado hasta los 54.143.
Baja el número de cajeros, pero aumentan las tarjetas de crédito y débito. A finales de 2013 había 68,3 millones de tarjetas circulando por España.
Entre las operaciones que podemos realizar en los cajeros, además de sacar dinero en efectivo, destacan la posibilidad de ingresar cheques, consultar movimientos de una cuenta, comprar entradas de espectáculos, domiciliar recibos u ordenar transferencias.
Fintonic.com

Las 8 lecciones que todo niño debe aprender para una vida financiera sana. Breves, concisas pero ¡efectivas!

Las finanzas personales es un tema que debería estar en casa y en las aulas desde los primeros años de vida. El manejo del dinero es fundamental para una vida adulta sana y completa. Desafortunadamente todavía no está en los planes de estudio oficiales y en casa, no tenemos mucha idea de como empezar. Aquí 8 pequeñas lecciones para que la celebración del día del niño incluya abundancia financiera.

Lección 1

El dinero no tiene moral. Enséñale a tus hijos que el dinero no es bueno, no es malo. Es una herramienta de INTERCAMBIO. Todos los niños merecen tener una relación con el dinero desarrollada por ellos mismos, no por nuestros juicios.

Lección 2

Di no a la GRATIFICACIÓN INSTANTÁNEA. Una de las cosas más valiosas que puede aprender cualquier ser humano es a esperar. A que la vida no cumple lo que uno desea con solo chasquear los dedos. Quien no puede postergar el placer aprende rápido el “endéudese ahora y pague a ver como y cuando”.

Lección 3

Ahorrar debe ser lo primero siempre. El rico ahorra y luego gasta lo que le sobra. El pobre gasta y después ahorra lo que le sobra (¡y ya nunca sobra!)

Lección 4

El dinero implica responsabilidad. Si papá me da $10 a la semana y yo decido gastarlos todos en un día, es una decisión mía de la que tendré que asumir las consecuencias (tomar responsabilidad sin hacer berrinche): quedarme sin un peso los siguientes 6 días. Si tu como papá le vuelves a dar dinero entre semana, estarás reforzando la mala decisión y la irresponsabilidad.

Lección 5

Pero manejar el dinero también es divertido: que sea un reto ahorrar para ese objeto del deseo, haz que el niño disfrute el goce de lograr algo después de unas semanas de esfuerzo. Planear metas y conseguirlas es entretenido.

Lección 6

El dinero debe ser fruto de resolver problemas, no de lastimar a alguien. Si tu vendes limonada en tu cuadra, estás resolviendo un problema a quienes tienen sed. Si le robas sus monedas a alguien lo estás lastimando. Eso solo te trae problemas a TI. Las personas ganan dinero haciendo un trabajo porque a través de ese trabajo resuelven problemas y necesidades a las personas.

Lección 7

El que pide prestado se vuelve esclavo del que presta. Es una frase de la Biblia ( Proverbios 22:7) que no pierde veracidad sea uno religioso o no.

Lección 8

La generosidad es la madre de la abundancia. Si aprendemos a ser generosos (no a que abusen de nosotros, claro) Nuestra atención siempre estará en las oportunidades, no en el miedo.

s finanzas personales es un tema que debería estar en casa y en las aulas desde los primeros años de vida. El manejo del dinero es fundamental para una vida adulta sana y completa. Desafortunadamente todavía no está en los planes de estudio oficiales y en casa, no tenemos mucha idea de como empezar. Aquí 8 pequeñas lecciones para que la celebración del día del niño incluya abundancia financiera.

Lección 1

El dinero no tiene moral. Enséñale a tus hijos que el dinero no es bueno, no es malo. Es una herramienta de INTERCAMBIO. Todos los niños merecen tener una relación con el dinero desarrollada por ellos mismos, no por nuestros juicios.

Lección 2

Di no a la GRATIFICACIÓN INSTANTÁNEA. Una de las cosas más valiosas que puede aprender cualquier ser humano es a esperar. A que la vida no cumple lo que uno desea con solo chasquear los dedos. Quien no puede postergar el placer aprende rápido el “endéudese ahora y pague a ver como y cuando”.

Lección 3

Ahorrar debe ser lo primero siempre. El rico ahorra y luego gasta lo que le sobra. El pobre gasta y después ahorra lo que le sobra (¡y ya nunca sobra!)

Lección 4

El dinero implica responsabilidad. Si papá me da $10 a la semana y yo decido gastarlos todos en un día, es una decisión mía de la que tendré que asumir las consecuencias (tomar responsabilidad sin hacer berrinche): quedarme sin un peso los siguientes 6 días. Si tu como papá le vuelves a dar dinero entre semana, estarás reforzando la mala decisión y la irresponsabilidad.

Lección 5

Pero manejar el dinero también es divertido: que sea un reto ahorrar para ese objeto del deseo, haz que el niño disfrute el goce de lograr algo después de unas semanas de esfuerzo. Planear metas y conseguirlas es entretenido.

Lección 6

El dinero debe ser fruto de resolver problemas, no de lastimar a alguien. Si tu vendes limonada en tu cuadra, estás resolviendo un problema a quienes tienen sed. Si le robas sus monedas a alguien lo estás lastimando. Eso solo te trae problemas a TI. Las personas ganan dinero haciendo un trabajo porque a través de ese trabajo resuelven problemas y necesidades a las personas.

Lección 7

El que pide prestado se vuelve esclavo del que presta. Es una frase de la Biblia ( Proverbios 22:7) que no pierde veracidad sea uno religioso o no.

Lección 8

La generosidad es la madre de la abundancia. Si aprendemos a ser generosos (no a que abusen de nosotros, claro) Nuestra atención siempre estará en las oportunidades, no en el miedo.

fuente: http://www.blogylana.com/8-breves-lecciones-sobre-dinero-para-los-ninos/

Sabes que necesitas ahorrar pero no sabes cómo empezar. Esto es muy común y le sucede a muchísima gente, yo diría que a todo todo el mundo.

No hace mucho tiempo, que yo mismo cuando quería comprarme algo, veía lo que había en mi cuenta corriente y si había suficiente lo compraba.

Sabía, en el fondo de mi mente, que debería estar ahorrando un poco de dinero pero nunca lo vi como un requisito en absoluto. Me tomó mi tiempo captar la idea de un fondo de emergencia y que ahorrar antes que gastar es un gran ahorro de dinero que permite vivir realmente mucho mejor.

Yo tuve la suerte de que no me endeude en esos años en que “pasaba” bastante de la finanzas personales. Si, por desgracia, tu no has tenido tanta suerte, ya sabes que lo primero que tienes que hacer es centrarte en el pago de tus deudas, dejar de utilizar tus tarjetas de crédito y comenzar a ahorrar.

Empezar a ahorrar no es nada complicado. Si, sabemos que no podemos depender de nosotros mismos. Comenzar a ahorrar es iniciar un nuevo hábito y como todos los hábitos nuevos al principio cuesta bastante. Por lo tanto, la clave es depender lo mínimo de nosotros mismos.

Lo primero es contratar una cuenta de ahorros en un banco que no sea el nuestro habitual. La cuenta de ahorros que más nos guste, hombre, si tiene una buena rentabilidad mejor, pero sino ahora eso no es lo importante, estás creando el hábito, céntrate en eso.

Una vez la cuenta de ahorros esté lista, decide una cantidad a ahorrar cada mes. Es mejor utilizar un porcentaje de tus ingresos, por ejemplo, un 5% o un 10% están muy bien para empezar.

Repito, da igual la cantidad que ahorres, lo importante es que establezcas el hábito de ahorro.

Ahora establece una transferencia automática desde tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros, por la cantidad que hayas decidido.

Ni que decir tiene que tu banco no debe cobrarte comisiones….¿si es así a qué esperas a buscar otro que no te las cobre?

Automatizándolo, ni te darás cuenta de que ahorras. Y poco a poco, mes a mes, tendrás cada vez más dinero ahorrado, sin esfuerzo ninguno.

En esta primera fase, no te preocupes ni por crear un fondo de emergencia, ni por establecer objetivos de ahorro. Solo tienes un objetivo. Crear el hábito de ahorrar.Céntrate en la idea de crear una base de ahorros para establecer las primeras bases de un futuro financiero independiente.

Después conforme vaya pasando el tiempo vete complementando la estrategia. Busca una cuenta de ahorro con buena rentabilidad, intenta aumentar el porcentaje de ahorro mensual, establece objetivos para tus ahorros, siendo prioritario la creación de un fondo de emergencia y poco a poco comienza a invertir.

¿Qué Consigues Ahorrando?

¿Cuál es el efecto de todo esto? Que aprovechas tu dinero al máximo. El que no se utiliza para pagar facturas y tus gastos mensuales, lo usas para ahorrar e invertir y así hacer que tu dinero, poco a poco, trabaje para ti.

El segundo efecto es que ahora tu situación financiera esta libre de deudas y con un colchón de seguridad frente a imprevistos que te permite dormir a pierna suelta y disfrutar mucho más de la vida.

Si estás teniendo problemas para comenzar a ahorrar, sigue estos simples pasos y te sorprenderán los resultados. Antes de que te des cuenta, estarás comenzando tu camino hacia la independencia financiera.

Fuente:

 El Primer Paso para Comenzar a Ahorrar

http://www.proahorro.com/

Image cortesia de cooldesing / FreeDigitalPhotos.net

Ahorrar dinero es uno de los temas más recurrentes en los últimos tiempos. Cada vez más gente tiene que hacer grandes sacrificios para poder llegar a fin de mes. Es por eso que cualquier posibilidad de ahorro, por pequeña que sea, se vuelve fundamental.

Existen algunos productos de primera necesidad en los que es complicado ahorrar, por ejemplo la alimentación. Además suele ser uno de los mayores gastos en el presupuesto mensual de una familia.
Normalmente, cuando se tienen estrecheces económicas, se recortan primero otros gastos mientras que el dinero destinado a la alimentación no se toca. Si la situación se complica es entonces cuando se tendrá que empezar a recortar en este aspecto.
A continuación te damos algunos consejos para ahorrar cuando vamos al supermercado. Pequeños cambios en tus hábitos al realizar la compra, pueden tener un efecto significativo sobre el ahorro a final de mes.

Lista de la compra

Uno de nuestros mejores aliadas a la hora de ir al supermercado es la lista de la compra. De esta manera nos centraremos solo en los productos que aparezcan allí escritos. Tendrás que realizar un trabajo previo para ver qué es lo que te hace falta, revisar los cajones, las despensas, la nevera, etc. Vete apuntando todo lo que necesites y sus cantidades correspondientes. Con esto tratamos de evitar la tentación de realizar gastos que no aparezcan en la lista.

Viajes al supermercado

Cuando acudas a tu supermercado trata de comprar todo aquello que necesites de una sola vez. Si logras esto, podrás ahorrar en tres aspectos: ser fiel a la lista de la compra que has elaborado, no tendrás que volver al supermercado a por aquellos productos que se te han olvidado y, además, evitarás las tentaciones de comprar cosas innecesarias. Otro aspecto importante a tener en cuenta es si acudes al supermercado en coche, si solo vas una vez al mes o una vez cada 15 días, ahorrarás en gasolina.

Las promociones

Cada vez en los supermercados se hacen más promociones y se ofertan grandes descuentos. Esto puede ser bueno y también malo para nosotros.
Nos resultan beneficiosas las promociones si realmente necesitamos ese producto y está en nuestra lista de la compra, pero puede resultar perjudicial para nuestro bolsillo si con la promoción compramos más de lo que realmente necesitamos o compramos algo que no está en la lista.
Las promociones también las podemos aprovechar para comprar más cantidad de un producto, si este es no perecedero (esto es muy importante). Si la oferta es buena y es algo que solemos usar, podemos comprar más cantidad de ese artículo para almacenarlo e ir usándolo en función de las necesidades que tengamos.

Precios

Antes de poner los pies en la calle para ir al supermercado trata de comparar precios. Hoy en día con internet podemos ver los precios y ofertas que tienen los productos.
Podemos encontrar productos que necesitemos más baratos en uno que en otro, es lo normal, pero no vamos a estar perdiendo tiempo yendo de un lado para otro o desplazándonos en coche ya que el ahorro conseguido en los productos lo gastamos en el combustible.
Quizás lo mejor sea comparar la lista de la compra completa entre los diferentes supermercados y optar por realizar la compra completa en aquel que sea más barato.

Otros consejos para ahorrar en el supermercado

Las marcas blancas son nuestras grandes aliadas a la hora de conseguir un mayor ahorro de dinero al ir al supermercado. En contra de lo que se pueda pensar, la calidad de estos productos no es tan inferior a los productos de marca. Incluso algunos productos pueden tener la misma calidad.
Para evitar tentaciones e ir solo a por lo que tienes apuntado en la lista, puedes ir a comprar cuando dispongas de poco tiempo. De esta manera evitarás caminar por los pasillos del supermercado escapando de la compra de productos que no necesitamos.
Tampoco acudas al supermercado con el estómago vacío porque serás más propenso a comprar productos para tu despensa de manera compulsiva.
¿Manejas presupuestos en común con tu media naranja? Descubre cómo evitar problemas financieros en el futuro.

Los divorcios destruyen relaciones, fortunas e incluso negocios. El año pasado, la publicitada separación entre Frank y Jamie McCourt casi lleva a la bancarrota al equipo de beisbol Los Ángeles Dodgers. Al final, Frank accedió renunciar a los Dodgers y desembolsó más de USD$131 millones en efectivo y USD$50 millones en propiedades a favor de su ex esposa.

Frank, al igual que todos los demás -en especial los dueños de negocios- deberían considerar los acuerdos prenupciales para proteger sus arcas. Algunas personas están en contra de estos acuerdos puesto que piensan que firmar uno significa planear de antemano un divorcio. Esto no es cierto; nadie se casa pensando en el divorcio, por lo que es mejor pensar en el acuerdo prenupcial como una especie de “seguro matrimonial” o de “seguro para el negocio”.

Sin importar si firmas o no un acuerdo prenupcial, uno de los aspectos fundamentales antes de casarte es tener una discusión honesta sobre finanzas con tu pareja. Ron Lieber, quien escribe para The New York Times, recomienda que las parejas traten estos cuatro puntos:

Antepasados: La manera en la que tu familia manejó las finanzas a lo largo de tu infancia y juventud desempeña un papel  importante en tu relación con el dinero y tus expectativas del mismo.

Crédito: Es recomendable que las personas en una relación formal se muestren los reportes de crédito para que juntos discutan los resultados y planteen soluciones.

Control: Antes de casarte, decide cuál será la estructura financiera, ya sea bienes mancomunados o separados, y quién es el responsable de llevar la contabilidad de la familia.

Bienestar: Discute tus metas con tu pareja. ¿Qué tan ricos esperan ser juntos? ¿Qué están dispuestos a sacrificar para conseguirlo?

Claro está que el mejor seguro para prevenir un divorcio, y posiblemente perder tu negocio, es tener un matrimonio sólido. Encima de todo, esto significa tener comunicación constante, trabajar en equipo y no como enemigos. Siempre habrá algunas metas que no concuerden con las de tu pareja. Eso está bien, pero asegúrate de que primero alcancen sus metas en común antes de buscar sus deseos personales.

Sigue estos consejos para impulsar este sentimiento de trabajo en equipo en el aspecto financiero:

Revisen regularmente las cuentas. Establece un horario con tu pareja -ya sea semanal o mensual- para revisar las cuentas del hogar. Evalúen los gastos y los ingresos próximos y háganle frente a cualquier asunto inesperado.

No seas controlador. Cuando discutas de dinero con tu pareja saca el “yo” y el “tú” de la conversación; mejor usa el “nosotros”. Si unilateralmente le dices a tu esposa(o) que no puede gastar su dinero, se enojará. Trabajen juntos para encontrar una solución en común.

Sé comprensivo. Si tu esposa(o) te pide que le llames la atención cuando gasta de más, hazlo. Si lo que está buscando es un consejo, dáselo. Pero no le des sermones ni actúes como si fueras superior, la idea es ayudar al otro a mejorar.

Usa tus habilidades. Algunas personas odian pensar en su jubilación y en los ahorros para el retiro. Otros detestan cortar cupones o comprar descuentos por Internet. Está bien; deja que cada miembro de la pareja lleve el área de finanzas que más le gusta.

Finalmente es importante comprender que es raro que las parejas coincidan en todo. La clave es buscar la mayor cantidad posible de intereses comunes. Esto funciona no sólo en las finanzas, sino también en todo lo concerniente a una relación.

Fuente:

Habla de finanzas con tu pareja

http://www.soyentrepreneur.com/

Image cortesia de Ambro / FreeDigitalPhotos.net

Algunas personas aprenden a comprar acciones subvaloradas. Para otras, podría ser algo innato.

Consideremos el caso de Benjamin Graham, el mentor de Warren Buffett y el autor de dos textos canónicos para los inversionistas: Security Analysis (Análisis de valores) y The Intelligent Investor (El inversionista inteligente).

La madre de Graham, que era viuda, era una pequeña especuladora que perdió todo durante el pánico de 1907, cuando él apenas tenía 13 años.

Graham jamás olvidó el momento “humillante” que vivió en su infancia, cuando su madre le envió a cobrar un cheque y el cajero del banco le preguntó al director si la señora Graham valía cinco dólares.

De adulto, Graham compraba acciones de empresas generalmente tan despreciadas por el mercado que sus acciones, como le gustaba decir, “valían más muertas que vivas”. Durante sus varias décadas como inversionista, Graham superó rotundamente el desempeño del mercado.

O tomemos el ejemplo de Sir John Templeton, hijo de un abogado rural de Winchester, Tennessee. Su padre también era un especulador en futuros del algodón. Un día llegó a su casa y les dijo a sus hijos: “Muchachos, hemos perdido todo, estamos en la ruina”. Sir John Templeton trabajó en lo que pudo para pagar la universidad y la escuela de posgrado.

En 1939, cuando tenía 27 años, Templeton le dijo a su corredor que comprara US$100 de cada acción que valiera en las bolsas US$1 o menos y cuadruplicó su dinero en cuatro años. “La gente siempre me pregunta dónde están las buenas perspectivas [de inversión], pero esa es la pregunta equivocada”, dijo Templeton en una ocasión. “La pregunta correcta es: ¿Dónde están las perspectivas más miserables?”

Las experiencias de Graham y Templeton podrían haber dado forma a sus preferencias por las acciones baratas sobre las de rápido crecimiento. Pero esa inclinación también podría haber estado codificada en sus genes.

En un discurso pronunciado en el Babson College en 2010, el famoso inversor de acciones baratas Seth Klarman comentó que los estudios sobre el comportamiento de las moscas de la fruta demuestran que la mayoría de ellas se dirige hacia una luz, pero que una pequeña minoría parecía estar programada genéticamente para mantenerse alejada de ella.

Klarman, presidente de Baupost Group, con sede en Boston, que administra US$26.000 millones en activos de fondos de cobertura, llama, en broma, a este grupo de moscas diminutas “pequeñas inconformistas”, el equivalente de los insectos a los inversionistas que buscan acciones muy baratas.

Klarman especuló posteriormente con la idea de que la mayoría de las personas podría tener “un gen dominante” que sale a buscar activos sobrevalorados que pueden ofrecer grandes retornos a corto plazo, mientras que sólo una minoría tiene “el gen recesivo” que confiere una preferencia paciente por aquello que es maltratado e impopular. Klarman me confirmó la semana pasada que sigue teniendo el mismo punto de vista.

Un nuevo estudio ha encontrado ahora que muchos inversionistas pueden tener, de hecho, una predisposición genética a cazar gangas en el mercado bursátil, aunque el entorno en el que uno crece también puede determinar poderosamente el tipo de inversionista en el que uno se convierte.

En el estudio, tres economistas, Henrik Cronqvist y Frank Yu, de China Europe International Business School de Shanghai, y Stephan Siegel, de la Universidad de Washington, examinaron la composición genética y las carteras de inversión de 35.000 gemelos de Suecia.

Los gemelos idénticos comparten el mismo ADN en un 100%, mientras que los mellizos comparten aproximadamente la misma cantidad que sus hermanos y hermanas. Los investigadores compararon los portafolios en poder de los gemelos idénticos y mellizos. Eso les permitió estimar el grado en que las mismas combinaciones de genes se asociaron con carteras similares.

El análisis muestra que el promedio de acciones en manos de estos inversionistas se negocian con una relación precio-ganancia de 23 veces. Sólo una décima parte de los inversionistas, los cazadores de gangas, tiene acciones con una relación precio-ganancia de 11,6 o menos.

Una cuarta parte de todos los inversionistas, los partidarios de las acciones de crecimiento rápido, retienen títulos que cotizan a un promedio de 28,6 veces o más las ganancias.

Las conclusiones del estudio son relativamente precisas puesto que se basa en una muestra importante de inversionistas y la legislación fiscal sueca exigía hasta hace poco que los inversionistas incluyeran en sus declaraciones la totalidad de sus tenencias.

Según el estudio, hasta 24% de las diferencias en el grado en que los inversionistas prefieren acciones baratas o acciones de crecimiento se puede explicar por las variaciones en su código genético.

Al parecer, la preferencia por las acciones subvaloradas o las de crecimiento rápido no es sólo una preferencia; “por lo menos en parte, es una tendencia innata”, dice Siegel.

Las influencias ambientales también ayudan a explicar la “inclinación” hacia las inversiones baratas o de crecimiento, según los investigadores. Por ejemplo, si la economía pasaba por una recesión severa cuando un inversionista estaba entre los 18 y s 25 años, o si sus padres eran relativamente pobres, es más probable que prefieran invertir en acciones baratas.

Los genoeconomistas, que estudian estas cosas, no han identificado las variaciones específicas que podrían funcionar como “genes de inversiones baratas”.

Pero los hallazgos sugieren que hay que preguntarles a los asesores financieros y gestores de inversiones temas como: ¿Qué adversidades ha tenido que superar en su vida? ¿Qué significa para usted ser pobre?

Después de todo, puede que un asesor financiero o gestor de inversiones que nunca ha superado un obstáculo no tenga lo que se necesita para mantener unas acciones baratas si rápidamente pueden conseguir otras más baratas.

Fuente:

El ADN de los diferentes estilos de inversión

http://online.wsj.com/

Image cortesia de suphakit73/ FreeDigitalPhotos.net

19 consejos que pueden cambiar tu actitud hacia el dinero: cómo lo gastas y cómo lo ahorras.

Todo parece indicar que los millonarios viven como personas de clase media. Eso es lo que descubrieron Thomas J. Stanley y William D. Danko, quienes estudiaron, durante más de diez años, los hábitos de cerca de 500 estadounidenses que tienen en su cuenta bancaria personal al menos un millón de dólares. En otras palabras, son millonarios.

Reflejaron el resultado de sus investigaciones en el libro El Millonario de al Lado. Por sorprendente que sea, las costumbres de la gente que ha logrado acumular riqueza se asemeja mucho a las de los ciudadanos comunes y corrientes. ¿Por qué? Al parecer, la gente que construye fortunas tiene un estilo de vida más bien conservador, opuesto a la gente que sólo sabe gastarlas.

Te invitamos a leer el libro, publicado por editorial Atlántida, para que conozcas la información a detalle. Elegimos algunos de los consejos que ellos ofrecen en el texto, para que puedas ponerlos en marcha hoy mismo, y así sanear tus finanzas personales. Si quieres prosperidad, desarrolla hábitos de millonario:

Las costumbres

1. Para generar un ahorro a largo plazo, debes aprender a vivir por debajo de tus posibilidades. Es decir, gasta menos de lo que ganas.

2. Es más importante tener independencia económica y control sobre tu dinero, que demostrar un estatus alto.

3. Enseña a tus hijos a emprender y ser económicamente independientes. Es el mejor regalo que puedes ofrecerles.

4. No lo dudes. Resulta mucho más factible que un emprendedor conforme un mejor patrimonio, que un empleado de toda la vida.

5. Destina, diariamente, parte de tu tiempo a detectar oportunidades de negocio de forma que puedas encausar tus fuerzas para generar dinero.

6. Solicita que evalúen tu negocio con regularidad. Esto te permitirá tener, desde un punto de vista externo, la apreciación del crecimiento de tu empresa.

7. Separa tu capital personal del dinero que corresponde al negocio. Esto dará salud a tus finanzas y más objetividad al administrar la empresa.

8. Invierte en el sector de tu negocio. A nivel personal, invierte también en otros sectores. La diversificación te acarreará ganancias que podrían solventarte si tu área empresarial pasa por momentos difíciles.

9. Al emprender, considera en tus gastos de operación un sueldo mensual fijo para ti. Esto te permitirá mantenerte en el arranque y disminuirá la presión económica.

10. Considera que un nivel de vida de alto consumo difícilmente es sostenible para la gran mayoría de la población. Suele generar altas deudas y poco ahorro.

11. Si compras muchas cosas para aparentar ser rico, es muy probable que nunca alcances, verdaderamente, ese estatus.

12. Un estilo de vida moderado, frugal, resulta más estable, por lo que genera una sensación de seguridad y protección para las personas que se acogen a él.

13. La gente adora las historias de los millonarios casi adolescentes, que parecen haber generado su fortuna de forma instantánea. Sin embargo, son escasos ejemplares entre la humanidad, la excepción a la regla. La mayoría de las personas alcanzan la prosperidad y estabilidad económica después de los 40 años… tras varios años de esfuerzo, de prueba y error.

14. No permitas que tu nivel de ingresos sea el que determine tu presupuesto.La idea de “gano más, entonces puedo gastar más”suele conducir al punto 10 de este artículo. Debes hacer la lista de administración de tus gastos y apegarte a ella. Los “sobrantes, en el caso que crezcan tus ganancias, deberán ser ahorrados o invertidos, ya sea en instrumentos financieros o en tu negocio.

15. Prevén. Todos somos susceptibles a enfermarnos, a sufrir algún accidente y otro tipo de imprevistos. Cuenta con seguros o instrumentos que te respalden. Los gastos catastróficos son los principales depredadores del bienestar económico.

En el renglón empresarial, la previsión también se extiende a otras áreas. Establece fondos intocables para imprevistos y para gastos programados (aguinaldos, reparto de utilidades, etc.).

16. Trázate objetivos de capital acumulado, de inversión. Esto te ayudará a encaminar tus acciones hacia esas metas.

17. Si eres de los que tienen resacas de hiperconsumo, considera que con tus emociones ocurre lo mismo que cuando acudes hambriento al supermercado: compras de más. Hay gente que hace más adquisiciones por impulso cuando está deprimida y hay quienes lo hacen cuando están contentos. Aprende a identificar tus patrones de conducta.

18. Desecha la idea: ”tengo poco dinero, entonces para qué aplico todos estos puntos”. Recuerda que es más difícil administrar la abundancia.

19. Para fortalecer tus finanzas personales, sigue el consejo del banco Banorte: trabaja, ahorra, invierte. Nosotros agregamos un elemento más: emprende. Y lo ponemos al principio de la frase.

Fuente:

Piensa como millonario

http://www.soyentrepreneur.com/
En la vida financiera es necesario implementar estrategias para asegurar rentabilidad a su dinero y para mantener deudas sanas y controladas.

Para llevar una buena planeación financiera y tener todo bajo control, es necesario que se capacite cada día y sea mejor en lo que sabe hacer. Piense en su futuro, planee organizadamente y aterrice la realidad de su hogar con los ingresos que se reciben mensualmente.

Conocer las entradas y salidas, le permitirá identificar que campos se pueden explotar más para obtener ingresos adicionales, y cuales sólo deben ser manejados como se ha venido haciendo.

Siga uno a uno los consejos y mejore las finanzas de su hogar:

1. Implemente hábitos financieros sanos: si en su hogar no conocen aun qué es una planeación, un presupuesto, y ahorro, es hora de que se instruyan e implementen hábitos al respecto.

Piensen en las metas individuales y colectivas que están pendientes por cumplir y tracen objetivos y tareas para llevarlas a cabo en el corto plazo.

2. Inversión con rentabilidad: analice en donde son más productivos sus ahorros, lleve su dinero a los bancos, a los fondos de empleados, a los fondos privados de pensiones, o a cooperativas legalmente constituidas.

No entregue sus recursos a personas o entidades fuera del sistema financiero, que no están vigiladas por la Superintendencia Financiera, pues éstos no estarán seguros.

Recuerde que el sistema financiero ofrece diversidad de productos de ahorro a corto y largo plazo que le generarán rentabilidades, dependiendo del que escoja.

En este sentido, es mejor que se tome el tiempo de analizar uno a uno los productos del mercado, beneficios, tasas de interés, plazos, requisitos, y escoja el que mejor se ajuste a sus necesidades de ahorro. 

3. Explore oportunidades educativas: permanentemente se ofrecen cursos de educación no formal que permiten que usted y otros miembros de su familia se capaciten en oficios o actividades que pueden realizar en su tiempo libre y que con seguridad les generarán recursos adicionales o les mejorarán las competencias necesarias para el trabajo. 

4. Produzca: una vez haya fortalecido sus conocimientos y sea más competitivo en cuanto a la formación educativa, elabore una estrategia adicional para aumentar sus ingresos.

Produzca bienes o servicios en su tiempo extra laboral; por ejemplo, venta de alimentos, ropa, juguetes, manualidades u otros productos, que les interesen a las personas que lo rodean, y que usted pueda manejar en su tiempo libre.

Fuente:

¿Cómo mejorar sus ingresos?

http://www.finanzaspersonales.com.co/
A la hora de pedir un crédito o endeudarse es bueno que reconozca qué tipo de deudas son favorables y cuáles no lo son. Antes de endeudarse por una nueva adquisición, consulte su presupuesto y defina su capacidad de pago. Calcule cuánto van a suponer al mes los gastos adicionales del pago a capital y de intereses.
Deuda “buena”
En términos generales, tiene sentido endeudarse para invertir o adquirir bienes o servicios durables que puedan aumentar su valor con el paso del tiempo, de forma que en el futuro valdrán más de su precio inicial más el costo de la financiación o tambien que le generan ingresos. De esta manera, una deuda buena, por ejemplo, es la compra de vivienda donde se tiene le certeza que es un bien durable y que probablemente se valorizará.
Deuda “mala”
Las deudas “malas” incluyen todas las que se contraen para adquirir bienes que no necesitamos o que no podemos permitirnos, y que no necesariamente van a aumentar de precio con el tiempo.
También se considera una práctica muy negativa utilizar préstamos de consumo cuyos plazos de amortización sean superiores a la vida del producto financiado. Un ejemplo de deuda mala, es el pago de las vacaciones a plazos de 36 meses. Lo que se está haciendo, es cargar una deuda durante 3 años de algo que consumió por 15 días.
Deuda “muy mala”
Pagar un crédito con otro resulta ser de los peores negocios que pueden hacer las personas. Estas deudas son sumamente peligrosas porque si no se controlan pueden provocar un efecto de bola de nieve y crecer con gran rapidez.
Fuente:

Tres tipos de deuda ¿cuál tiene usted?

http://dinerointeligent.blogspot.com/